Buscar este blog

jueves, 27 de agosto de 2009

LLEGAMOS A UN CENTRO SOJERO - LAS LAJITAS

ESTACION LUIS BURELA

APOLINARIO SARAVIA

ESTACION CORONEL MOLLINEDO


ESTACION RIO DEL VALLE



LAS LAJITAS

Después de un breve almuerzo, decidimos seguir viaje siempre rumbo sur, la inmensidad de los campos cultivados con soja, me llevó a titular este capitulo con “el camino de la soja” y nos esperaba aún más de ello. Por ahora nuestra próxima parada era la localidad de Luís Burela.

La pequeña población de Luís Burela se encuentra sobre la ruta que transitamos y la estación a unas cuadras. Esta estación es similar en su construcción a las de Yuchan y La Estrella, está cerrada y bien cuidada y salvo la vía principal el resto está cubierto de malezas, ha desaparecido el cartel indicador cubierto por un tupido arbol.

La estación lleva el nombre de un hijo prodigo de Salta, defensor de la frontera norte frente a las invasiones realistas: Luís Burela
Nacido en Chicoana y descendiente de una distinguida familia, originaria del marquesado de Santa María de Burela, en la provincia de Lugo, España. Su madre, Teresa Gauna, era hija de Calixto Gauna, aquel salteño que arribó a Buenos Aires en julio de 1810, portador de la adhesión de su patria chica a la Revolución de Mayo.

A solo cinco kilómetros llegamos a la localidad de Apolinario Saravia, esta estación tiene el mismo formato que la estación de Martínez del Tineo y también la encontraré en Piquete Cavado.
Apolinario Saravia fue creciendo en un comienzo con la explotación forestal, después paso por un periodo del cultivo de tabaco, le siguió un periodo de hortalizas y por último comenzó con la explotación del poroto y actualmente la mayor parte de sus campos están sembrados de soja.

Apolinario Saravia se denominó en un primer momento como El Dorado, por la cercanía con el río del mismo nombre, también se la denominaba como "El Vizcacheral" porque está ubicada sobre una finca que llevaba ese nombre.
Dicha población pertenece al departamento de Anta, su formación es de 1934 y la denominación de Apolinario Saravia obedece al reconocimiento que se hace al guerrero Apolinario Chocolate Saravia, el cual peleó en la guerra por la Independencia en la filas de Manuel Belgrano y Martín Miguel de Güemes con el grado de coronel. Es héroe de la Batalla de Salta y de la defensa de la ciudad de Salta en la Invasión de La Serna llamada "La Grande".

Siguiendo la ruta provincial 5 hacia el sur llegamos a Coronel Mollinedo, si hasta ahora solo habíamos visto plantaciones, en esta estación vimos los silos y los trenes cargando soja, todavía me faltaba ver la mayor estación sojera de este ramal.

La localidad recuerda al Coronel Eusebio Mollinedo, uno de los principales jefes del General Martín Miguel de Guemes, estuvo a su lado en el momento de su muerte (17-6-1821). El 1ro de Julio de 1817 en ese entonces con el grado de capitán derrotó a los realistas en Pumahuasi.
Después de visitar brevemente la localidad de Río del Valle y su pequeña estación, cruzamos el río del mismo nombre y al rato llegamos a la importante localidad de Las Lajitas, donde se produce la intersección con la Ruta Provincial 30 que nos llevará a Joaquín V. González, mientras que la ruta 5 que veníamos circulando dobla hacia el oeste hasta llegar a la Ruta Nacional 34 en la localidad de Lumbreras.

La localidad de Las Lajitas pertenece al departamento de Anta, que concentra el 65% de la producción provincial del cultivo de soja, con 230.000 has. Está ubicada a 230 km al este de la ciudad capital de Salta y su gran relevancia se debe al fuerte crecimiento productivo y a la continua incorporación de tecnología.

En esa zona hay una capital sojera indiscutida: Las Lajitas, donde se sembraron más de 400.000 hectáreas en la campaña 2006/07. Y en la actual fueron aún más. En el pasado reciente, los obrajes que se habían instalados en las inmediaciones de las estaciones del ferrocarril fueron convirtiéndose en pueblos porque la gente comenzó a dejar el campo porque ya se había hachado todo lo que se podía. Hoy, con la soja, ese panorama cambió.

Empresas de gran envergadura, como Bunge, se instalaron en la zona, un verdadero imán para las inversiones. Desde 1980 al 2001, la población se triplicó.“El desarrollo de Anta fue a partir del crecimiento del campo: los agricultores invirtieron mucho en tecnología de punta y así salieron del olvido muchos pueblos que iban camino a ser fantasmas, después de que se les habían acabado los montes”, según lo expresado por el Ingeniero agrónomo Fernando Fortuny.

EL PROFE

2 comentarios:

  1. GRACIAS POR ESTOS RECUERDOS MI VIEJO HERA JEFE DE ESTACIONE EN MUCHA DE ELLAS MUCHISIMAS GRACIAS POR LAS FOTOS SABACJ@HOTMAIL.COM

    ResponderEliminar
  2. HOLA PROFE: HERMOSA CRÓNICA¡ STOY HACIENDO UN TRABAJO DE INVESTIGACIÓN DE MI PUEBLO RIO DEL VALLE Y QUISIERA SABER SI ME AUTORIZAS A PUBLICAR T CRÓNICA. SOY ROSA SARAVIA, PROF DE LENGUA Y LITERATURA.

    ResponderEliminar